11 Vox Populi Vox Dei
Por Pierre Restany
 

LA NUBE 4 señala un pasaje fundamental dentro de la obra de Mireya Baglietto, el de la estructura al concepto. Con el transcurso del tiempo, la artista pudo montar la Super Nube de la serie de Nubes: un dispositivo de percepción, de puesta en situación y de interacción.

El espacio, la perspectiva y la conducta constituyen los parámetros fundamentales del recorrido psico-sensorial que nos propone LA NUBE 4.

La verificación práctica del funcionamiento de la obra, concreta -en el espíritu de la autora- los elementos de una estrategia expresiva, el dispositivo preciso que dio origen a un nuevo estilo. Después de muchos años de contacto, que me permitieron seguir el desarrollo de su lenguaje de síntesis, tuve la oportunidad de encontrarla esta vez, en Octubre de 1988 en Buenos Aires, en un momento crucial de la plenitud de su visión.

La relativización generalizada del sistema expresivo, el espacio sin gravedad, la ruptura de la perspectiva producida por el reflejo del espejo individual, el desequilibrio sensorial y sus consecuencias sobre la con-ducta y la sensibilidad del público que participa, desembocan en la apertura de un nuevo estilo.

LA NUBE, como bien lo expresa Herminia Solari, es el punto culminante de una búsqueda espacial que va de la tierra al cielo. LA NUBE 4 llevó a Mireya al cielo, a su propio cielo: una visión original de los elemen-tos en interacción con el ser humano. Lo que era un laboratorio de la relatividad perceptiva se transformó en el principio de un dispositivo del conocimiento.

Ya no basta con mezclar las cartas del entendimiento sensible y desorientar físicamente al espectador-actor para darle la oportunidad de penetrar un poco más dentro de su propio ser. Hoy la ambición de Mire-ya Baglietto eleva un poco más el nivel, lo lleva a un viaje por el universo elemental, y ella ya se está pre-parando para invitarnos al mundo de la luz y también al de la afectividad orgánica.

Va a intentar dar el gran salto, el que va de lo relativo a lo absoluto, del descondicionamiento polivalente a la toma de conciencia unitaria. La experiencia de LA NUBE, rica en miles y miles de reacciones del públi-co, se traduce en una exigencia aún mayor, en una forma superior del estilo.

La interactividad existencial sigue siendo, por supuesto, el centro de su investigación. La evolución interna de Mireya Baglietto la proyecta al futuro y la prepara para afrontar nuevas tecnologías y las mutaciones biogenéticas de la nueva sociedad que predice la condición posmoderna. En la actualidad no se habla más que de posmodernismo. Mireya se calla. Trabaja en silencio y aislada de un medio cultural porteño aparentemente indiferente, el pueblo profundo, que participa en el recorrido psicosensorial de sus Nubes, dice "SI" en forma masiva a su mensaje de poesía, de liberación y de mutación de los datos del conocimiento sensorial. Vox populi vox dei, el Dios del cielo de Mireya Baglietto es el futuro, el de la fe del hombre en el seno de un nuevo dispositivo de producción existencial y planetario.

10 de octubre de 1988