¿Un misterio a develar por uno mismo? ¿Una apertura hacia la transformación humana? El arte como vínculo, como aventura perceptiva. El arte al servicio de nuevas exploraciones dimensionales. El arte como estímulo de la creatividad plural.

En estas páginas intento mostrar sintéticamente de qué trata
el Arte Núbico y lo hago a través de imágenes, conceptos, fragmentos de notas y testimonios elegidos entre cientos de miles de participantes. Así como también a través de frases del filósofo Pierre Restany, quien a lo largo de veinte años me ha privilegiado con su reconocimiento.

Dado que la experiencia no es representable, necesitamos contar con su compromiso, su libertad sensorial y su espíritu
abierto a la sorpresa.

Señora, señor, ¿está usted dispuesto? ¿Sí?

Entonces busque un espejo que pueda sostener
fácilmente entre sus manos, colóquelo debajo
de sus ojos enfocando el cielorraso de su casa
y pase de una habitación a otra. ¿Ya está? ....

Entonces... ahora le cuento...
esta simple caminata lo ha colocado a usted
en el umbral para comprender el Arte Núbico.
 


En el Arte Núbico, todo es muy simple y a su vez complejo, tal como pudo ser el tajo que Lucio Fontana hiciera en la tela con el propósito de tocar el espacio, o como el salto al vacío que Ives Klein diera con la intención de trascender la condición humana. Asimismo es tan espiritual como el vínculo con la materia que creara Paul Klee, y tan comprometido socialmente como las acciones públicas que llevara adelante Joseph Beuys. El Arte Núbico tiene una cierta aproximación a la propuesta de Lygia Clark y Helio Oiticica, porque como ellas, destaca la sensorialidad, la participación y el espacio.
Esta experiencia, netamente vivencial, ubica a la propuesta en una nueva función del arte, categorizando a la percepción y a la imaginación como actos de creatividad capaces de generar tantas obras como participantes las recorran. El Arte Núbico es intangible; sin embargo la resonancia pública y a su vez intimista de la aventura que se vive desde la virtualidad del espejo, muestra a este hecho estético como un instrumento capaz de avanzar hacia la ética de lo inconcluso, de lo revulsivo, de lo transformador, proponiéndose como continente fértil para el despliegue y evolución del espíritu humano.


"... y son las puertas de nuestro mundo interno que se abren majestuosas y humildes, densas y leves, sombrías y luminosas, para comprender aquello que aún no tiene forma ni existencia en la memoria."



"... La relativización generalizada del sistema expresivo,
el espacio sin gravedad, la ruptura de la perspectiva produ-
cida por el reflejo del espejo individual, el desequilibrio sensorial y sus consecuencias sobre la conducta y la sensibilidad del público que participa, desembocan en la apertura de un nuevo estilo..."



"... El pueblo profundo, que participa en el recorrido psico-sensorial de sus NUBES, dice "SÍ" en forma masiva a su mensaje de poesía, de liberación y de mutación de los datos del conocimiento sensorial. Vox populi vox Dei, el Dios del cielo de Mireya Baglietto es el del futuro, el de la fe en el hombre en el seno de un nuevo dispositivo de producción existencial y planetario..."