La obra pictórica de Mireya Baglietto se despliega a través de múltiples variables de color, textura y materia que tienen como denominador común la búsqueda de nuevos espacios y el despliegue de los procesos de génesis y mutación de la materia.
Aproximándose a la abstracción de la naturaleza, pone énfasis en aspectos vitales de la misma: el movimiento y la transformación, utilizados tanto en sus pinturas como en las técnicas mixtas sobre papel. Desde una acción marcadamente gestual -su trabajo lo realiza directamente sobre el piso- encausa a través de su cuerpo una pincelada concientemente expandida, que no busca la formalidad cognitiva, sino el surgimiento de una nueva realidad, que plasma desde su propia síntesis lingüística.
Así como en Las Nubes, el espacio y el tiempo actúan provocando directamente una ampliación de la conciencia humana, en su pintura, el color, la textura y la materia se tornan dinámicas, configurando un campo abierto para ser simbolizado por el propio espectador.
Haga click en las fotos para agrandarlas